Este año 2016 ha sido un año de despedidas. También tuvimos que decir «hasta la vista» a la querida hermana María Simón, que ha marchado al otro lado del océano Atlántico a ayudar a personas mayores necesitadas en Colombia.

La tenemos en nuestro recuerdo y en nuestras oraciones, así como también ella se acuerda mucho de nosotros. Nos ha enviado una felicitación que ha querido compartir con toda la comunidad trinitaria:

Hola, desde Yolombo (Colombia) yo mismo vengo a felicitaros a cada uno de vosotros la Navidad. Que el Niño Jesús traiga muchas bendiciones.