Hemos sido creados para ser LIBRES, pero no para ejercer una «libertad» que nos convierta en esclavos por nuestra ausencia de «responsabilidad».

Somos LIBRES para ayudar a los demás, para querer a nuestra familia, para esforzarnos en el trabajo diario, para perdonar, somos LIBRES para rezar a Dios…

El ser humano es moralmente bueno y camina hacia su perfección y salvación cuando quiere el verdadero bien y trata de realizarlo en cada una de sus acciones. Puede conocer la verdad sobre su destino y sobre el bien moral y, una vez conocida, debe VIVIRLA LIBREMENTE y con corazón agradecido, pues se trata del camino que le conduce a su perfección y a la felicidad eterna.

“Si os mantenéis fieles a mi PALABRA, seréis verdaderamente mis discípulos, y conoceréis LA VERDAD y LA VERDAD os hará LIBRES” (Jn 8,31-32)

 

 

Canción «CREADOS PARA SER LIBRES» que nos acompañará durante todo el curso.